Propósito Empresarial

El propósito empresarial impulsa la generación de valor

El propósito es una palanca estratégica de generación de valor y su rentabilidad está más que demostrada. Las empresas con un propósito definido e integrado, cuyo enfoque es centrarse en la mejora de sus resultados financieros y en el bienestar común, obtienen un mejor desempeño, una valoración de mercado más alta y crean más valor para el accionista comparadas con el resto.

Esta necesidad de incorporar los aspectos ESG (sociales, medioambientales y de gobernanza) es una tendencia que no tiene vuelta atrás y que va a obligar a las empresas a transformarse haciendo del impacto una herramienta de gestión.

«El Propósito demanda cada vez más la profesionalización de los líderes empresariales»

Un nuevo liderazgo comprometido

La activación del propósito y la gestión del impacto social, medioambiental y de gobernanza se está convirtiendo en un elemento que exige una mayor profesionalización a los líderes de las empresas.

Para abordar este tema, José Antonio Labarra, CEO de ROADIS, compañía líder en el desarrollo, operación y gestión de activos de infraestructuras de transporte, se reunía recientemente con Ángel Pérez Agenjo, socio director de Transcendent, en un encuentro organizado por APD sobre el Propósito Empresarial.

El propósito como herramienta de gestión y palanca de generación de valor

Las cinco ventajas del propósito en las empresas

Existen una serie de ventajas competitivas que diferencian a una compañía que trabaja y activa el Propósito de las demás. Entre ellas cabe destacar:

  • Incrementa la rentabilidad y el valor de mercado. Las empresas con propósito mejoran su valor de mercado más rápidamente que las demás. Sin embargo, el propósito tiene un impacto positivo que va mucho más allá de la cuenta de resultados de las compañías ya que genera también muchos otros beneficios.
  • Mejora la reputación y la legitimidad para operar: Al declarar públicamente su propósito, una empresa pone de manifiesto su compromiso y los beneficios que aporta a sus grupos de interés y a la sociedad en su conjunto y eso, claramente, mejora su reputación. Por lo tanto, aquellas empresas que definen y activan su propósito, reducen significativamente el riesgo que se produzca un escándalo corporativo que erosione su licencia para operar.
  • Permite gestionar y retener el talento: El propósito empresarial es un elemento diferenciador que puede ser beneficios para esos tres aspectos dado que, desde el punto de vista de gestión de los Recursos Humanos, constituye una verdadera estrategia de employer branding.
  • Fidelización del cliente: Enfatiza la contribución única y distintiva que la empresa aporta a los grandes problemas a los que nos enfrentamos. Por esa razón, tiene el potencial de generar relaciones más sólidas con sus clientes los cuales tienden a sentirse más atraídos por compañías que transmiten autenticidad y que ellos consideran ser dignas de su confianza.  cuando una empresa fija y activa su Propósito despierta interés y atracción por parte de sus clientes.
  • Aumenta el interés por parte de los inversores: Los inversores integran cada vez más en sus decisiones criterios ESG y se interesan por el desempeño social y ambiental de las compañías.

En el caso de ROADIS su Propósito está en la creación de valor en aquellas comunidades en las que opera a través de inversiones rentables de destacados proyectos de infraestructura. Para ello, se apoya en 4 grandes atributos: ética, prosperidad, innovación y seguridad”.

El proceso de transformación hacia la sostenibilidad

La compañía liderada por Labarra decidía en 2019 dar un paso al frente y adoptar la sostenibilidad como parte de su modelo de negocio y, sobre todo, como palanca de creación de valor con el fin de llegar a ser parte activa de la transición hacia un modelo económico más responsable y sostenible.

Según su CEO “definimos un Plan de Sostenibilidad Maestro transversal a todas las áreas de la empresa ofreciendo un marco de actuación que nos permitiese tener una posición sólida en el contexto empresarial, así como llegar a ser parte activa de la transición hacia un modelo económico más responsable y sostenible”.

Por su parte, Pérez Agenjo destaca que “el mercado premia a las empresas con propósito y castiga a las que no lo tienen. Esa es ya parte del nuevo paradigma empresarial. Y por eso, para el 43% de las empresas las políticas de sostenibilidad y la gestión de los parámetros ESG se han convertido en un tema urgente”.

Medir el impacto, herramienta clave para evitar el «Impactwashing»

Pérez Agenjo asegura que establecer un sistema de medición del impacto de la compañía, fijar unos indicadores y conseguir llevarlos al centro de la estrategia corporativa es uno de los primeros pasos para combatir el ya conocido `Impactwashing´.

Para el CEO de ROADIS cuantificar y medir los impactos es imprescindible para conocer y analizar el impacto que se genera tanto en la sociedad como en el medio ambiente. Una cuantificación que no es fácil, pero que es necesaria porque lo que no se mide no se puede mejorar.

«Cuantificar y medir los impactos es imprescindible para conocer y analizar el impacto que se genera»

Para ello, han establecido un sistema de medición del impacto de la compañía, y han fijado unos indicadores con el objetivo de llevarlos al centro de la estrategia corporativa.

“En ROADIS hemos desarrollado una metodología para medir el impacto económico, social y medioambiental de nuestros activos con el fin de identificar los efectos a medio y largo plazo que generan los activos que tenemos tanto en los usuarios, como en los empleados, las comunidades, el medio ambiente, los proveedores, las instituciones y en cualquier otro actor relevante de los entornos en los que operamos. Es una herramienta valiosa que utilizamos para identificar y cuantificar los impactos desde un punto de vista más amplio. Una metodología basada en las mejores prácticas del Impact Management Project (IMP)”, concluye Labarra.

Compartir en twitter
Compartir en linkedin

¿Te suscribes a nuestro blog?

Deja un comentario